CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

jueves, 16 de junio de 2011

VIENTO DEL ESTE, VIENTO DE PONIENTE

Tarifa es la punta de la península española que más cerca está del continente africano. Desde su balcón casi se puede hablar con los vecinos marroquíes.

Sus aguas forman una especie de bañera donde se mezclan las aguas de dos mares, el filosófico Mediterráneo y el aventurero Atlántico.

A la par que las aguas se baten en duelo, dos vientos, el Levante y el Poniente, se van turnando para ventear la atmósfera, para refrescar o caldear la provincia de Cádiz según dónde nos encontremos.

Si estás más allá de Tarifa, hacia Málaga,  o en línea con esta ciudad hacia el interior, el viento del mar que susurró las odas del clasicismo griego hace llevadero el sopor del verano.



Mientras que en la capital o el Bajo Guadalquivir el viento que viene del Este hace que te ases en tu propio jugo.

Un baño en la playa de la Victoria de Cádiz nos es lo mismo con Levante que con Poniente.

Las aguas serán más turbias cuando mecen desde el Este y te llamarán al buceo cuando sean empujadas desde el Castillo de San Sebastián.

Estar tendido al sol no será igual. 


Alto entre Chipiona y Sanlúcar de Barrameda

Con ambos vientos, las páginas de los tabloides ingleses volarán por encima de los cuerpos tumbados al sol sepultándolos cuando se dejen caer en la arena.

Mientras sople el viento de Levante, tu cervecita servirá para refrescar tu sed y sequedad (tapa la boca de la botella que te entra arena seguro), pero si es el Poniente el que se desata, procura tener una toalla en la que envolver tu cuerpo antes de que cojas frío.

Este año parece que el combate lo van empatando hasta que termine junio.

No obstante, durante los dos meses de verano-verano, dicen los “entendidos” que el Levante va a ganar por una impresionante goleada.

Preparémonos para tener hielo a mano que mantenga fresca la bebida y dejemos que las olas del mar sustituyan más tiempo a las olas de arena que se formarán sobre nosotros los días que más violento se muestre cualquiera de los dos aires.

Concienciémonos para soportar la canícula gaditanoplayera de este 2011.

Como dice la sabiduría popular, en Tarifa se juntan y se pegan dos mares “la mare que parió al Levante y la mare que parió al Poniente”.