CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

lunes, 25 de abril de 2011

LA LLUVIA EN CÁDIZ NO FUE UNA MARAVILLA

Sin llegar al drama sevillano, los cargadores y hermanos de las Cofradías que no pudieron sacar sus imágenes a las calles gaditanas han visto defraudadas sus sentidas ilusiones.
A más de uno de estos cargadores les he notado además de tristes, vacíos. omo si esa "no carga" les haya dejado un hueco que no saben cómo llenar.


Cristo de Humildad y Paciencia
Ayer, cuando parecía que el Resucitado iba a llenar la Plaza de San Antonio, la lluvia volvió a caer sobre Cádiz y la despedida de la Semana Santa 2011 se tornó desolación entre los cofrades.

Sin entrar a polemizar con los sentimientos ajenos, no se puede dejar de OÍR durante casi todo el año los ensayos de las muchas cofradías que están constituidas en la ciudad de Cádiz.

miércoles, 13 de abril de 2011

LA CHUSMA GRITA DE NUEVO

Ha empezado en la Audiencia Provincial de Cádiz el Juicio por la "Operación Karlos" .

Sobre él se puede leer en las crónicas de todos los periódicos de tirada regional y nacional con profusión. También encontramos imágenes de entrada y salida de inculpados, así como de su comparecencia ante el juez que son servidas en todos los informativos y, desgraciadamente, en todos los programas del mal llamado "corazón" .

Tal y como se comentan las imágenes de los implicados famosos (Mª José Campanario y su madre, ambas ligadas por matrimonio de la primera al mediático torero Jesulín de Ubrique), estamos ante un alarde de casquería chillona, desagradable, torticera y manipuladora que, en cualquier sociedad con educación, sería impensable.


martes, 12 de abril de 2011

BODEGAS GUTIÉRREZ COLOSÍA


El pasado sábado 9 de abril realizé una visita a las Bodegas Gutiérrez Colosia con un grupo de familiares y amigos.


Bodegas Gutiérrez-Colosia
No era la primera vez que iba a una bodega, ya había visitado varias en La Rioja y  en La Rioja Alavesa, así como en Jerez de La Frontera, pero ésta de El Puerto de Santa María (o El Puerto, como se denomina habitualmente) ha resultado, cuanto menos, sorprendente y muy agradable.