CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

domingo, 5 de febrero de 2012

LA TIENDA DE ANTIGÜEDADES, un final polémico. DICKENS XVIII



Con la novela La Tienda de Antigüedades (The Old Curiosity Shop), que Charles Dickens publicó por entregas entre 1840 y 1841 en su revista Master Humphrey's Clock, he llegado al final de las reseñas-homenaje que el Bicentenario del autor me ha motivado.

Versión 1979. Imagen web.
También Barnaby Rudge se publicó en la mencionada revista y, es curioso, ambas no son las más populares de Dickens y, en el caso de La Tienda de Antigüedades, su fama siempre ha estado acompañada de una polémica respecto de su final.

La historia es de las más tristes de las que he comentado. Puedo afirmar, sin quedarme corta, que es la más amarga que produjo un joven Dickens de veintiocho años. 

El estado de ánimo del autor no era alegre en el momento en que escribía esta obra. 

Nell y Mr. Quilp en la versión de 2007. Imagen web.
La hermana de su mujer, Mary Hogarth, vivía con ellos en la casa familiar. A diferencia de la esposa del escritor, Catherine, la personalidad de Mary complacía más a Dickens enamorándole por completo. Era una mujer intelectual, ágil y llena de vida que murió en brazos de Dickens con apenas 17 años, causándole una conmoción muy profunda.

Igual les sucedía a los seguidores de las páginas que se publicaban en el Master... Estaban sobrecogidos con la historia de una jovencita huérfana de catorce años, Nell Trent,  con un hermano tarambana, Fred, que vive con su abuelo en la tienda de objetos curiosos que éste pose y que les proporciona una vida aceptable.

Nell y el abuelo. 2007. Imagen web
El abuelo de Nell (al que nunca se le nombra salvo con ese apelativo, quizás representando el amor de todo abuelo por sus nietos) quiere dar la mejor vida a su dulce y bondadosa nieta que tan bien le atiende y de quien tanto cariño recibe. Por este motivo se embarca en un peligroso juego de apuestas que termina por esclavizarle al malvado Mr. Quilp.

Nell apenas sale, se relaciona muy poco con el mundo y sólo tiene un amigo, Kit, un joven que trabaja empleado en la tienda con quien ejerce de maestra enseñándole a escribir.

Cuando Mr. Quilp hace efectivas las deudas del abuelo de Nell deja a éste y a su nieta en la mismísima calle.

El malvado Mr. Quilp, 2007. Imagen web.
Nell se ve con un hatillo y la demencia instalada en la cabeza de su abuelo como compañía por los caminos ingleses sin rumbo y sobreviviendo gracias a la mendicidad.

Las maldades de los malos malísimos de la historia, ¿conseguirán alcanzar a los dos vagabundos?

¿Habrá una herencia sorprendente al final que consiga que Nell y su abuelo vivan felices y en paz?

¿Aparecerá un hada madrina entre los personajes de buen corazón que sí se preocupan por esta infancia y esta vejez lanzadas a la pobreza absoluta?

Dejaré que el polémico final les sorprenda, indigne, haga llorar o reír, según les pille el momento de su lectura. Sólo anotar que, cuando Dickens dio por terminada La Tienda de Antigüedades, la última entrega causó una gran controversia y hubo opiniones muy airadas contra su final.

PERSONAJES.

NELL TRENT, adolescente llena de bondad, apegada a su abuelo hasta el final, mendiga y vagabunda en plena era victoriana.

Kit, amigo de Nell. 2007. Imagen web.
EL ABUELO, un hombre sin suerte en sus buenas intenciones. Pierde la razón y subsiste gracias al amor incondicional de su nieta Nell.

DANIEL QUILP, puede que sea el más odiado de todos los personajes de Dickens. Es malo sin tregua.

KIT, un buen amigo de Nell que intenta hacer el bien y que tiene la suerte de espaldas.

FREDERICK, el hermano de Nell y su contrario en cuanto a espíritu y personalidad.



Portada libro Ed. Nocturnia, 2011. Imagen web.
Si quieren  gozar y sufrir con la historia de Nell Trent y de su abuelo, el año pasado la editorial Nocturna publicó este libro en español con ilustraciones.






AUDIOVISUAL.

Han sido más de una decena de veces las que el cine o la televisión han adaptado esta novela.

La más reciente ha sido la que en 2007 realizó la BBC.

La factoría Disney también la llevó a la pantalla en 1995.