CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

jueves, 8 de marzo de 2012

MI HEROÍNA DEL 8 DE MARZO: MARGARITA SALAS


EFEMÉRIDE:

Sigue siendo el día 8 de marzo el día del año en que las mujeres de todo el mundo ocupan lugares destacados en los medios de comunicación.

Cartel 2012 Ayuntamiento de Cádiz.
Se conmemora el Día Internacional de la Mujer (que en origen fue de la Mujer Trabajadora) como forma de potenciar las luchas colectivas e individuales de las mujeres para ocupar y preservar los espacios de poder y de presencia social que vamos consolidando.

Desde hace 101 años se celebra en el mes de marzo y es curioso que la primera vez que se hizo, el 19 de marzo de 1911, tan sólo 6 días después se produjo un hecho que concienció a los promotores de esta efeméride como algo necesario.

El 25 de marzo de 1911, un incendio declarado en la fábrica  Triangle  Shirtwaist Company (dedicada a la confección textil de camisas) de la ciudad de Nueva York se saldó con la muerte de 146 mujeres.

La catástrofe se debió al fuego, pero las terribles cifras de muerte que ocasionó son producto de las prácticas empresariales del momento. 

Los responsables de Triangle Shirtwaist cerraban todas las posibles salidas del recinto mientras se realizaba el trabajo para evitar robos. Este hecho supuso el infierno para las trabajadoras que se encontraban ese día en el taller.

Fue un suceso luctuoso que afianzó la necesidad de sentirse orgullosa de ser mujer sin necesidad de servir de mártires. La necesidad de que un día como el de hoy celebre el ser mujer, sin más.


MUJERES IMPORTANTES:

Si hablamos del Día Internacional de la Mujer, qué mejor momento para listar a conveniencia de quien escribe nombres de mujeres que, a lo largo del tiempo, merecen ser destacadas.

A bote pronto y sin pensar mucho, vienen a la mente ejemplos de mujeres conocidas que detentaron poder y lo ejercieron por encima o al mismo nivel de cualquier hombre que se lo disputara:

Elizabeth I Queen of England, que jamás toleró estar por debajo del brazo de un hombre ni en privado ni en público; la muy católica reina Isabel I de Castilla, gracias a quien un navegante de origen discutido abrió al mundo rutas hacia un continente hasta entonces desconocido;  Leonor de Aquitania que venció cualquier sumisión que se le quiso imponer y produjo historia en sus más de ocho décadas de vida para llenar una enciclopedia...

Escritoras del siglo XIX. Composición* con retratos de la Wikipedia.

Mujeres que pensaron personajes femeninos y los hicieron protagonistas de historias universales. Como mis favoritas del siglo XIX, sobre todo británicas, que constituyen un paradigma de escritoras con ánimo y causa femenina:

Jane Austen, Elizabeth Barrett BrowningElizabeth Gaskell, Charlotte Brontë, Emily Brontë, Anne Brontë, Emily Dickinson, Virginia Woolf. *(de izquierda a derecha y de arriba a abajo sus retratos en la composición)

Y podría seguir en campos artísticos con nombres como el de la pintora renacentista Sofonisba Anguissola o el de luchadoras por el derecho al voto y a la presencia parlamentaria de mujeres como Clara Campoamor o la sufragista británica Emmeline Pankhurts  o científicas con dos premios Nobel como Marie Curie.

Nombres propios hay muchos y entre todos ellos hoy quiero elegir a una española que, por desgracia, es muy poco conocida a nivel popular.



Una bioquímica asturiana de 73 años de edad con más de dos centenares de trabajos científicos publicados. Cifra que se dice pronto, pero ateniéndonos a la calidad de los mismos y al predicamento que han obtenido entre la comunidad científica internacional, nos debería bastar para admirarla y presentarla de modelo para cualquier estudiante de cualquier edad y rama del saber actual.

En su juventud fue discípula del Premio Nobel español en Fisiología y Medicina, Severo Ochoa, con quien trabajó en Estados Unidos.

Casada con otro científico, Eladio Viñuela, que estudió el virus de la peste porcina, formaron tándem para centrarse en el impulso de la investigación biomolecular y bioquímica en España. Ese constante dolor de muelas del patrimonio español que nunca se ha protegido suficientemente.

Margarita Salas, miembro de una larga lista de Academias, quiero destacar dos, la de la Lengua española (la RAE) y el hecho de ser la única española admitida en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.



Actualmente, su trabajo en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa" (CSIC-UAM) se centra en el estudio del virus bacteriófago Phi29. El equipo de trabajo en el que colabora ha conseguido seguir la actividad de una sola molécula de polimerasa mientras trabaja y se mueve a la largo del ADN.

Este año, a sus merecidos galardones científicos se ha añadido el de ser la titular del Premio Clara Campoamor por su aportación al avance de la igualdad entre hombres y mujeres.

Bajo la premisa de este premio, puedo perfectamente imaginar a Margarita Salas portando cualquier pancarta de mensaje feminista, pero prefiero pensar que nunca le va a hacer falta destacarse de esta forma.

Más bien, la admiro porque es en sí misma una verdadera mujer bandera, un ejemplo para cualquier otra, en cualquier campo. Un modelo de que ser una misma sin complejos y sin consignas es un baluarte de peso para sentar plaza y no perderla.

Por desgracia, apostaría, sin duda para ganar, que Margarita Salas es mucho menos conocida  a nivel popular español que ciertas mujeres paseantes de bellos trapos, lucidoras de joyas que valen un PIB de país subdesarrollado o mujeres que sólo han sido conocidas a raíz de convertirse en  madres de hijos de famosos y llenar programas de televisión con comentarios insustanciales.

Por este pequeño detalle sin importancia que es el trabajo bien hecho de cualquier mujer y por ser el día que es me siento orgullosa de una mujer como Margarita Salas.