CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

sábado, 5 de mayo de 2012

RECUERDOS DEL SOBRINO DE JANE AUSTEN




En 1870, James Edward Austen-Leigh (1798-1874) contaba con 72 años de edad y puso en el mercado editorial un material fundamental para conocer aspectos de la vida de su tía, la escritora Jane Austen (1775-1817):

 
"RECUERDOS DE JANE AUSTEN" (A Memoir of Jane Austen



Imagen de la Editorial Alba.
Fue la primera biografía que se publicó de la escritora y la traducción del original inglés al español ha llegado a las librerías españolas el mes pasado.

La  Editorial Alba Clásica ha  encargado a Marta Salís la traducción y ha editado el libro en tapa dura, un material cada vez más escaso, pero que tanto apreciamos los lectores.

En su portada vemos el presunto retrato de Jane Austen cuando era una niña, debido al artista Ozias Humphry y datado en 1792.

A lo largo del texto encontramos numerosas notas, tanto del autor como de la traductora, que ayudan a desmadejar el entramado de familiares, amigos y personajes que son mencionados en sus más de 200 páginas.

J.E. Austen-Leigh, hijo del hermano mayor de Jane Austen, traslada al papel sus recuerdos de los momentos infantiles compartidos con su querida tía Jane

Bucea y saca a la superficie las historias que le llegaron de otros familiares o amigos que la conocieron y vivieron junto a ella. 
 
Inserta algunas cartas que a su juicio aclaran aspectos de su vida y de su obra. Cartas que están muy mermadas, porque a la muerte de Jane Austen, sus familiares directos, especialmente su hermana Cassandra, destruyeron una buena parte.

En todo momento se tiene la inquietante, molesta y comprensible idea de que el sobrino de Austen se reprime, se contiene con fuerza antes de cruzar una línea trazada para respetar cualquier apunte que signifique descubrir la intimidad de la novelista.

Para quienes, como la autora de este blog, hayan leído la estupenda biografía que Claire Tomalin realizó sobre Jane Austen hace doce años, lo que cuenta este libro se les va a quedar pequeño si lo que buscan son datos e interpretaciones de la personalidad de J. Austen. 

Familia de Jane Austen


Se puede llegar a pensar que no cuenta mucho; aún así, saber que J.E. Austen-Leigh convivió con la creadora de "Persuasión", en diversos periodos a lo largo de 19 años y que contó con su cariño, nos invita a realizar una lectura relajada y, en algunos momentos, cargada de sentimiento y con una sonrisa esbozando en nuestros labios.

La intuición se vuelve certidumbre según atravesamos por los 11 capítulos cronológicos de estos recuerdos y, aunque sepamos que falta mucho material, también nos queda la verdad de quien vio cómo una autora reconocida hoy mundialmente fue, en sus primeras publicaciones alguien de quien:


 "...La mayoría encontraba sus obras insulsas y banales, faltas de colorido y carentes por completo de aventuras e interés..."(pág. 162).


También es importante para afrontar la lectura de este delicioso libro, por un lado, partir de la siguiente premisa: quien escribió "Orgullo y Prejuicio"  era una mujer tremendamente cuidadosa con su intimidad y excesivamente celosa de su privacidad:


"...Tenía mucho cuidado de que ni criados, ni visitantes, ni personas fuera del círculo familiar sospecharan cuál era su ocupación..." (pag. 124) 

Portada de la edición española.

Por otro lado, aunque nunca viene mal recordar que Jane Austen no fue una autora romántica, ni victoriana, sí, como escribió Sir Walter Scott en su diario (14/03/1826) y cita el autor de "Recuerdos de Jane Austen", resultó que:


"... Esa joven tenía un talento especial para describir las relaciones, los sentimientos y los personajes de la vida cotidiana que es imposible encontrar en otro autor..." (pág. 177)



Ambos puntos de partida son imprescindibles para entender este homenaje sentido de un sobrino ya anciano que quiere dar a conocer los entrañables testimonios que nos brinda sobre una mujer que tuvo un relativo éxito en vida, pero que a finales del XIX y dos siglos después goza del favor de millones de nuevos lectores en todo el mundo.

Una mujer que, nos recuerda su sobrino:


"...Tenía siempre mucho cuidado de no tratar asuntos que no conociera a fondo. Jamás tocó la política, el derecho o la medicina, temas en los que algunos escritores noveles se habían aventurado con bastante atrevimiento, aunque con más brillantez que exactitud..." (pág. 30)


Aunque siempre tuvo un interés manifiesto por los asuntos de la Marina Británica, puesto que dos de sus hermanos hicieron carrera en ella (Francis y Charles):

"...Pero mi tía se sentía muy  a gusto con barcos y navegantes, o al menos podía siempre confiar en una crítica fraternal que le impidiera equivocarse. No creo que se haya encontrado el menor error náutico ni en Mansfield Park ni en Persuasión..." (pág. 30).


En "Recuerdos de Jane Austen", J.E. Austen-Leigh añade un epílogo donde explica su desagrado con cierta señorita Mitford que hizo llegar al gran público rumores sobre Jane Austen que no se atienen a la verdad y que difícilmente podría probar por no tener referencias de primera mano. 

El autor reconoce que ese enfado por la intromisión de una extraña en la vida de su tía, fallecida hacía tantos años, le dio el empujón para poner sobre papel la historia que él sí había vivido y que  sí le habían relatado las personas que habían participado directamente en los momentos que rodearon la creación y las vicisitudes de la artífice de "Emma" .

Únicamente una pega que lamento señalar, pero que me ha parecido un poco chapucera para el conjunto de la edición. 

La edición de Alba da mal la fecha del fallecimiento de Jane Austen: "Desde su muerte en 1816..." inicia el texto de la contraportada, cuando fue el 18 de julio de 1817 el día en que nos dejó esta genial escritora. Algo que no empaña el resto del material pero que merece un buen tirón de orejas.

A pesar de este detalle sé que los admiradores y lectores de la obra de Jane Austen disfrutarán con esta biografía y encontrarán un buen empleo de su tiempo "oyendo" la voz de alguien que sí escuchó la de la autora.

Contraportada de la Editorial Alba con la fecha errónea.