CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

lunes, 23 de julio de 2012

¿OFELIA SUEÑA O SE HA IDO?.

MIS FAVORITOS 2



¿Que los Prerrafaelistas me gustan?

Sí, sin ninguna duda.

¿Que John Everett Millais es el autor de uno de mis óleos favoritos?


John Everett Millais. Foto web.
Por supuesto, no me importa compartir este gusto con millones de amantes de este cuadro. Una obra que ejecutó a los 22 años.

¿Que los temas y las modelos de los Prerrafaelistas son demasiado bellos, perfectos, etéreos...?

Sí, porque hay pocos temas más irreales que los cuadros de composición poética, de aspecto romántico y de idealización de la belleza, el encuadre y la búsqueda de la perfección.

El artista se convierte en demiurgo y lo expone sin tapujos.

¿Que la Hermandad Prerrafaelista puede llegar a empalagar?

Sin lugar a dudas, sí. Pero para evitar el exceso de idealismo está cualquier otro tipo de arte.
Animal pintado en las Cuevas de Lascaux (Francia). Foto web.

Desde los búfalos de las cavernas de Altamira o Lascaux, a las sábanas blancas colgadas en las paredes de un Reina Sofía...Todo es, aparentemente, ARTE, como bien se argumentaba en la historia teatral de Yazmina Reza.

¿Que para gustos se hicieron los colores?

Claro. Para eso están los insensatos del pincel o del acero. Esos artistas a los que políticos y empresarios en busca de la correspondiente desgravación apadrinan con dinero ajeno sin tener en cuenta el gusto de los conciudadanos que se desesperan viendo que lo feo y estrambótico campa a sus anchas por sus ciudades, mientras los centros de arte son cada vez menos y están peor dotados.

Por todo ello me declaro una afortunada visitante de la sala de arte de la Tate Gallery de Londres que contiene este cuadro tan ideal (composición, color y modelo insustituibles, precisos e indiscutibles), lúgubre (la muerte mirada con los ojos de una bella mujer) e intelectual que, para mí es "Ofelia".

Ofelia, de J.E.Millais. Imagen de la página web de la Tate Gallery.
Elizabeth Siddal, la modelo del cuadro, posó para Millais dentro de una bañera que se calentaba con velas puestas debajo de ella.

Un día, las velas se apagaron, Millais no se dio cuenta y siguió pintando mientras Elizabeth se enfriaba hasta el punto de ponerse enferma. El padre de la modelo obligó al pintor a pagar las facturas médicas.

El vestido que lleva Siddal es un precioso diseño plateado comprado en una tienda de segunda mano por Millais al precio de 4 libras esterlinas de la época, unas 250 de las de ahora.

Autorretrato idealizado de Dante Gabriel Rossetti. Imagen web.
Dante Gabriel Rossetti, el poeta y pintor prerrafaelista amigo íntimo de Millais, se casó con Siddal y le dio tan mala vida que no se sabe si accidentalmente o queriendo, Elizabeth tomó una sobredosis de láudano y murió a los 33 años.

Haber perdido un bebé y tener que aguantar las infidelidades de Rossetti bien pudieron desencadenar el triste final de la modelo y pintora sin fortuna. 

CURIOSIDADES SOBRE EL CUADRO:


Dante G. Rossetti en una foto. Imagen web.
Millais pintó el óleo "Ofelia entre 1851 y 1852.

Está inspirado en la obra de William Shakespeare "Hamlet".

Ofelia, la amada del protagonista, Hamlet, el príncipe danés, enloquece cuando éste mata a Polonio (el padre de Ofelia) y, como Virginia Woolf años más tarde, se sumerge en las aguas de un río para acabar con su vida. 

La obra de Millais recoge el momento en que se descubre el hermoso cuerpo de la suicida.

El pájaro que aparece en el cuadro es un petirrojo (a robin) símbolo de la compasión.

Las amapolas del cuadro representan tanto la muerte como el sueño que envuelve el rostro de Ofelia. Parece soñar y, conociendo la historia, sabemos que se ha ido al lugar de donde no podrá volver.

En 1894, el magnate azucarero Henry Tate presentó la obra como una de las adquisiciones para el museo que lleva su nombre. Hoy en día para disfrute de todos los ciudadanos del orbe que deseen visitarla sigue en las paredes de la Tate Gallery de Londres.

Al poco de darse a conocer al mundo artístico, "Ofelia" fue calificado como un "arroyo de maleza" en el "London Times". Da idea de lo poco aclamada que fue en un principio.

Suele suceder que las grandes expresiones artísticas tardan o son recibidas con poca delicadeza por los críticos del momento. ¡Quién le iba a decir al editor del Times que hoy este cuadro es la postal más vendida de todas las reproducciones que ha realizado la Tate de sus obras!

Por cierto, ese "arroyo" no fue otro que el Hogsmill River. Un río que atraviesa la ciudad de Surrey. 

Para concluir mi segundo favorito, resulta curioso ver cómo se retrató Elizabeth Siddal en 1853. Vista por ella misma, nadie podría ver a la ideal y bellísima Beatriz u Ofelia que Rossetti  y Millais pintaron.


Montaje de la autora del blog con imágenes de la web.