CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

domingo, 12 de agosto de 2012

CUANDO DOS ACTRICES TE FASCINAN PARA SIEMPRE


MIS FAVORITOS 3


Si por alguna circunstancia tuviera que responder en uno de los tantos cuestionarios estivales de relleno que hay por la red de redes a la pregunta:


 “¿Quién es su actriz cinematográfica favorita?”...

...Se me agolparían tantos nombres en la cabeza que me quedaría en blanco sin saber qué responder.

Montaje de texto e imagen hecho por la autora del blog.

Podría resultar un mejunje cerebral como el anterior.

También podría no pensar en ninguna de las anteriores actrices y sí en otra veintena completamente diferente.

Para mí, es más sencillo si se trata de pensar en actores. 

Hay un ingrediente esencial que así lo avala. Ver si un actor posee lo que se denomina sex appeal (atractivo sexual y físico de una persona) y, si se lo encuentro, confieso que a veces me he dejado llevar por el envase más que por el contenido. 

Sin embargo, tratándose de actrices, el factor cerebral se impone sin discusión. 

La razón física es incuestionable si pensamos que nos "enamoramos" de la imagen que vemos en la pantalla, pero las actrices tienen que atraparme por cómo crean y transmiten el character en cuestión.

Tengo que ver en ellas el personaje, nunca sentir la actuación o cómo consiguen ser fotografiadas siempre en su mejor ángulo.

No estamos hablando de modelos, sino de actrices.

Algo que hay que aprender a diferenciar.

Elizabeth Taylor- Jean Simmons. Montaje de la autora del blog.


MIS ACTRICES FAVORITAS. COMPARATIVA.



Con el paso del tiempo, después de haber disfrutado con tantas buenas interpretaciones no puedo decidirme tan sólo por un nombre, sino que tengo que defender a dos damas de la escena hollywoodiense, de Broadway y de la televisión.



 
Dos mujeres que nunca han trabajado juntas (si no estoy mal informada), pero cuyas existencias personales y profesionales se han cruzado de alguna manera a lo largo del tiempo.

Las dos vinieron al mundo en la misma ciudad europea: Londres.



Sus carreras cinematográficas comprenden títulos que forman parte de la Historia del Cine y se han visto recompensadas con un cierto desequilibrio en la obtención de premios y merecimientos.

Ambas fallecieron en tierras californianas con apenas un año de diferencia.

Una es JEAN MERYLIN SIMMONS, que murió de cáncer de pulmón el 22 de enero de 2010 en Santa Mónica. Sus cenizas fueron trasladadas al cementerio de Highgate de Londres posteriormente.

Bellísima "Desirée"


La otra dame no es otra que ELIZABETH TAYLOR, con un largo historial de enfermedades y operaciones, que falleció en Los Ángeles por problemas cardiovasculares el 23 de marzo de 2011.

Una radiante "gata"

Simmons era tres años mayor que Taylor puesto que nació meses antes del Crack de 1929.

Dos actrices de actitud bastante diferente pero con una imagen relativamente pareja.

Su color de cabello moreno, estaturas medias (apenas metro sesenta para Taylor y casi el metro setenta para Simmons) y unos ojos y mirada inquietantes y penetrantes. 

En el caso de Elizabeth Taylor un rasgo característico es ese color violeta, azulado y brillante que enmarca uno de los rostros más bellos del cine de Hollywood.

En Jean Simmons su mirada, más que la forma y el color de sus ojos, confiere a su cara una expresión inteligente capaz de reflejar cualquier estado de ánimo.


Elizabeth Taylor consiguió dos Oscar como Mejor Actriz a lo largo de su carrera ("Una mujer marcada", 1960 y "¿Quién tema a Virginia Woolf?", 1966) y uno Honorifico (el Premio Humanitario Jean Hersholt en 1994)  por su labor en la lucha contra el SIDA.

Jean Simmons nunca logró agradecer sus nominaciones por "Hamlet", 1948, como Mejor Actriz de Reparto, o por "Con los ojos cerrados" en 1969 en el que era candidata a la Mejor Actriz .

A pesar de portar pasaporte estadounidense, conservaron la nacionalidad británica.

Quizás por ello, Elizabeth Taylor consiguió ser Dama Comandante del Imperio Británico. Una condecoración recibida de manos de la Reina Isabel II, mientras que Jean Simmons se tuvo que conformar con la distinción de Oficial del Imperio Británico, que no es poco.

Puede que en el terreno sentimental, la turbulenta vida de La Taylor haya sido menos agradecida que la, aparentemente, más serena de La Simmons.

Elizabeth Taylor y Richard Burton


A los 8 matrimonios (dos veces con Richard Burton) de la mujer con los únicos ojos violetas del cine (así se la llegó a conocer para el marketing a Elizabeth Taylor), Jean Simmons pone sobre la mesa a sus dos esposos con sus consiguientes divorcios, del también actor Stewart Granger y del reputado director de cine Richard Brooks

"La Túnica sagrada" y "Cleopatra". Richard Burton con J. Simmons y con E Taylor


En plan cotilleo, sí parece que las dos damas que traigo hoy aquí compartieron al deseado Richard Burton. Según las biografías del actor hay que decir que Jean Simmons "lo vio primero" porque coincidió con él en 1953 en el rodaje de "La Túnica sagrada" y hubo un affaire entre ellos. 

Once  años después, Elizabeth Taylor se lo encontró en "Cleopatra" y se lo quedó de forma intermitente.

Richard Brooks dirigió en 1958 la película "La gata sobre el tejado de zinz caliente", con unas ardientes interpretaciones de Paul Newman y Elizabeth Taylor.

http://www.rtve.es/noticias/muerte-elizabeth-taylor/
Impresionantes ojos violetas, únicos en el cine.
Pinchando en la foto de la actriz navegaremos a una excelente página dedicada por RTVE a Elizabeth Taylor con motivo de su fallecimiento. 










Las causas sociales no les fueron desconocidas y las dos prestaron su imagen a proyectos en los que creían firmemente.

En el caso de Elizabeth Taylor, a raíz de la muerte por SIDA de su íntimo amigo Rock Hudson (con quien formó un interesante matrimonio de pioneros tejanos en el negocio del petróleo en “Gigante”) se implicó de tal forma en la lucha por evitar la discriminación a los enfermos de este virus, así como a apoyar y costear la investigación en tratamientos para combatir la enfermedad, que, entre otros, obtuvo en 1992 El Premio Príncipe de Asturias de La Concordioa. (pinchando en el enlace anterior se puede ver el momento).

Jean Simmons cayó en el alcoholismo como consecuencia de darse cuenta de que su vida personal estaba yéndose al garete. Su vida matrimonial había fracasado y su carrera sufrió un estancamiento considerable.
Fruto de su decisión de remontar y salir de su dependencia es la estrecha colaboración con campañas y asociaciones de denuncia del uso de drogas y alcohol como forma de solventar las dificultades personales.

Cartel de Angel Face


En 2003 se convirtió en the patron of the UK drugs and human rights charity Release.  

Debido a la enfermedad que padeció y que la llevó a la muerte, llegó a entrevistarse con el Primer Ministro Tony Blair en 2005 para tratar de que el cannabis fuera tenida en cuenta como droga de uso medicinal para paliar los dolores que el cáncer y su tratamiento producen.


POR QUÉ SON MIS DOS ACTRICES FAVORITAS:


Si miramos el rostro de Jean Simmons atentamente podemos percibir una infinita tristeza y, al mismo tiempo, un interrogante sugerente que la hicieron perfecta para papeles tan diferentes como:

 La malvada de "Angel Face" con Robert Mitchum; la luchadora e independiente Julie Maragon de “Horizontes de Grandeza” con Gregory Peck; la divertida mojigata de El Ejército de Salvación Sargento Sarah Brown del musical “Ellos y ellas” que compartió con Marlon Brando (su Napoleón cuando filmaron juntos "Desirée") y Frank Sinatra, la esclava Varinia de "Espartaco" y la Hermana Sharon Falconer de "El fuego y la palabra".

Jean Simmons y su amigo Marlon Brando en el set de  "Ellos y Ellas"

De Elizabeth Taylor, dejando aparte su "Cleopatra" o su  Leslie Benedict de "Gigante", hay actuaciones impactantes en "Reflejos en un ojo dorado" con Marlon Brando, la Angela Vickers de "Un lugar en el sol", la inmensa Gloria Wandrous de "Una mujer marcada", y no quiero olvidar sus interpretaciones juveniles en la película "Mujercitas" en el papel de la caprichosa Amy o  la dulce Katie Merrick de "El coraje de Lassie".


Lassie y La Taylor



Por estas interpretaciones y todas las que he dejado en el tintero.

Por su saber estar, su elegancia y su presencia.

Por ser ellas mismas con sus traumas y sus triunfos.

Por su independencia.

Por tener unas voces seductoras, potentes, agrias, gritonas, sensuales ...

Por esos cuerpos que, sin ser para nada voluptuosos a lo Marilyn Monroe, consiguen despertar intereses sensuales y sexuales entre todos los tipos de espectadores que presencien un caminar cualquiera de ambas divas.

Nunca coincidieron en pantalla, aunque compartieron actores importantes.

Y, principalmente por su actuaciones y la composición de sus personajes. Casi siempre creíbles, salvo cuando la necesidad monetaria o los compromisos adquiridos las abocaban a papeles en los que se veía bien a las claras que no creían ni les importaban.

Por todo lo anterior y por el simple placer de volver a ver cualquier película o cualquier serie de televisión en las que participaron son dos de mis imprescindibles y merecedoras de esta entrada de verano.