CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

jueves, 14 de marzo de 2013

PENETRACIONES



Hace un par de semanas encontré en Twitter el siguiente comentario de uno de mis seguidores-seguidos: 
José Martín Molina @kulodezebra Genial, gracias a unos cretinos que se creen que un libro les puede hacer daño, me han suspendido la cuenta de Twitter de la novela...


Inmediatamente y sin meter un dedo en el agua para saber si ésta estaba fría o caliente le contesté con lo siguiente: 
Unsurconmuchonorte @Unsurconmuchono@kulodezebra Si algo me molesta, lo dejo, si algo se me impone, intento huir, si me violetan, lucho. No te autocensures nunca.



¿Cuál iba a ser el siguiente paso?

Efectivamente, adquirir el libro de José Martín Molina, "Penetraciones"y leérmelo. 

José Martín Molina en su foto de perfil de Facebook


Desde que lo empiezas a leer, mientras lo recorres y hasta la última palabra “Penetraciones” no engaña.

Cuenta en primera persona masculina las encrucijadas que se ha ido encontrando el protagonista para llegar a actos de amor, sexo, pasión, encuentros, posiciones, posturas, poses y, en definitiva, como bien indica su título, penetraciones.

Todo lo que hace que dos o más cuerpos humanos se conecten íntimamente para ser uno en dos, dos en uno o sólo uno disfruta o el otro también o ninguno, o ambos….

Es también un recorrido con nombres propios de mujer.El renegado ex estudiante de arquitectura reconvertido en actor, escritor y vividor que empieza a reposarse nos habla de sus conquistas.

Cómo conoció a cada una de las mujeres que le han dejado algún tipo de huella. Cómo recuerda la relación carnal y si existió algo más entre ellos.

Helado de papaya. Foto web
Sin ningún pelo en la lengua“Penetraciones” describe el comportamiento sexual que estas mujeres imponen, proponen, disponen y ejecutan junto al protagonista del relato.

Dicho lo cual, y volviendo al motivo que hizo que comprara este libro, me gustaría añadir que,  si el helado de papaya no te gusta desde que le diste un lengüetazo a la bola que te sirvieron, lo mejor para tu economía y tu bienestar es no volver a pedir un helado de papaya.

Ahora bien, impedir que el resto del universo se prive de su sabor sólo tiene un nombre: censura. 

Y ya puestos, me encanta la 7ª acepción del término “censura” del diccionario de la R.A.E,, la psicológica: “Vigilancia que ejercen el yo y el superyó sobre el ello, para impedir el acceso a la conciencia de impulsos nocivos para el equilibrio psíquico”.

Muy de acuerdo con ella, declaro que todo ser humano debería tener el derecho a no soportar lo que no desea, pero claro, asumiendo el deber de velar porque el prójimo, si así lo quiere y no media imposición a terceros, pueda disfrutarlo.

@kulodezebra o José Martín Molina deseo que sigas disfrutando con la escritura de encuentros que penetran o no en el lector, pero que articulas lo suficientemente bien como para atraer su atención.