CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

miércoles, 3 de abril de 2013

HUBO UNA VEZ UN ACTOR HIPERBÓLICO. MARLON BRANDO. FAVORITOS 4




Hoy, 3 de abril de 2013, además de celebrar el nacimiento de un nuevo diario en la ciudad de Cádiz, hay un favorito de esta bloguera que, una hora antes de la media noche, cumpliría 89 años.
Nacido en Omaha, de ascendencia irlandesa y con una de las más versátiles, intensa y cautivadora interpretación actoral cinematográfica, MARLON BRANDO llegó en mi  infancia para quedárseme bien agarrado. 

De entre los recuerdos que este actor divino destaca en sus memorias me llamó la atención el que siempre le venía a la memoria cuando pensaba en su madre: (pincha en el texto en verde para escuchar "Las canciones que mi madre me enseñó" de Antonín Dvorák mientras lees las palabras de Brando)

"...mientras ella tocaba; era una de las pocas ocasiones en que había alguna actividad familiar. Mi madre conocía todas las canciones que se habían escrito, y por razones que desconozco, tal vez porque quería complacerla, yo memorizaba todas las letras que podía. Hasta el día de hoy recuerdo la música y la letra de miles de canciones que mi madre me enseñó. Jamás he logrado recordar el número de mi permiso de conducir, y ha habido ocasiones en las que ni siquiera me he podido acordar de mi propio número de teléfono; pero cuando oigo una canción, aunque sólo sea una vez, ya nunca olvido la melodía y la letra ... No existe casi ninguna cultura cuya música no me sea familiar. En cambio, por extraño que parezca, no logro recordar ni una sola canción escrita después de los años setenta." 

Biografía: "Brando. Las canciones que mi madre me enseñó", autores: Brando, Marlon - Lindsey Robert, 1ª ed. en "Compactos", nº 236,  Barcelona, Anagrama, 2000. 365 p.,[56] h. de láminas: ilustraciones.




http://youtu.be/5A1HWEub0hg
Por eso no me extraña que se atreviera a cantar junto otros dos de mis favoritos: FRANK SINATRA  y JEAN SIMMONS en uno de los musicales más divertidos que se han llevado a la escena y a la pantalla: "Guys and Dolls" (Ellos y ellas), 1955, basado en un relato de Damon Runyon que podéis leer en español en "Incidente en Broadway y otras historias" de la editorial Versal -libro que no voy a prestar a nadie, of course, pero que si pincháis en el enlace os recomiendo comprar-.







Si una, cuando niña, una noche entre semana, en la única televisión que había (TVE) se encuentra con este hombre, diciendo estas cosas, mirando de esa manera y gritando de ese modo....

...no creéis que es normal que, o bien se pregunte:
  1. ¿Qué le pasa a este tío? ¡Qué bestia malnacida!
  2. O, como fue mi caso, te quedas con la boca más que abierta, muda por no entender del todo la situación y el peligro que entraña la escena, pero intuyendo que acabas de descubrir a un dios con forma de hombre americano que, sin ser un Adonis, semeja a Hércules odiséico filtrado con envoltura de Apolo...
 


... con el carisma de un Padrino...

...la brutalidad de un choque de tranvía ...

...con la gracia esperpéntica (según sus palabras) de un japonés en una casa de té...


...con la sensualidad de un tango enmascarada en sexo y depresión parisina...
 
... con las aventuras en alta mar rodeado de islas paradisíacas...

  ...afín al compromiso social...

...como revolucionario mexicano...
 ...denunciando la delación y la injusticia laboral silenciadas por las leyes mafiosas...


... con la renuncia al amor juvenil por alcanzar gloria inmortal y cetro imperial...  
 ... impecable al anunciar la muerte de César y su venganza con voz shakesperiana...

...un militar sin salir del armario casado con una gata de zinc caliente...

...el precursor de una imagen salvaje mil veces copiada...



...con la violencia de un corazón en tinieblas... 

... MARLON BRANDO nos ha legado con sus casi medio centenar de interpretaciones fílmicas un espejo donde vemos reflejados todos los sentimientos humanos de forma hiperbólica.
 
Su voz llena de matices, capaz de reproducir acentos y susurrar o gritar con igual ímpetu se forjó en las tablas teatrales (algo que sería necesario recuperar en la escena actoral española y hollywoodiense).




  Marlon Brando como Marco Antonio en la película "Julio César" de J. L. Mankiewicz (1953), basada en el texto de W. Shakespeare. Con su propia voz, y con la de Rogelio Hernández a la derecha.
Fue tan impactante la actuación que ofreció en Broadway o en cualquiera de las ciudades norteamericanas por las que pasaron sus giras teatrales que, cuando la obra de Tennessee Williams “Un tranvía llamado deseo”  fue filmada por el controvertido director Elia Kazan,  no se dudó en ofrecer a MARLON BRANDO el mismo papel que interpretó en el teatro.

Desde ese momento los premios fueron una constante en su vida como se puede ver en esta relación de IMDB.


De entre ellos cabe destacar sus dos Oscar por "La ley del silencio" y la polémica recepción por "El Padrino I" .  




 


En España sólo fue reconocido por el Festival de San Sebastián con la Concha de Oro de 1961 a su ópera prima como director, "El rostro impenetrable", que protagonizó junto a su gran amigo Karl Malden.



Se casó en tres ocasiones:  Anna Kashfi (1957-1959), Movita Castaneda (1960-1962) y Tarita Teriipia (1962-1972).

Tuvo quince hijos reconocidos: Christian Brando, Cheyenne Brando, Miko Castaneda Brando, Dylan Brando, Raiatua Brando, Rebecca Brando, Stephen Blackehart, Timothy Gahan Brando, Simon Teihotu Brando, Ninna Priscilla Brando, Myles Jonathan Brando, Petra Brando-Corval, Michael Gilman, Maimiti Brando, Angelique Brando.

Cinco de ellos de sus tres matrimonios y el resto de diferentes y dispares relaciones más o menos formales.

 

Marlon Brando Interview - 'Larry King Live' (1994)


Sé reconocer que a MARLON BRANDO se le ama incondicionalmente, como confieso es mi caso, o no se le perdona ni uno de sus momentos. Este es el caso del director Fernando Trueba cuando manifestó su desapego por él en este artículo de 2008, del que selecciono ciertas perlas:

"Brando es el prototipo del actor que está siempre por encima del personaje, por encima de la historia, por encima de la película. Torturador de directores, es el inventor del actor con poder, al menos en su versión moderna. Ir a ver una película con él es como ir a ver un concierto donde el director y la orquesta tocan una partitura y el solista va por libre y, aún peor, está bebido."

 "En cuanto a Marlon Brando, sólo deberíamos hacerle responsable de sus propios trabajos y, aunque no ha llegado a caer en esa enfermedad terminal del actor que es el klauskinskismo, ha dado muestras suficientes de exhibicionismo, histrionismo e histeria como para que celebremos sus ausencias del cine y temblemos ante cada uno de sus publicitados retornos."

Aunque, recientemente, hay que alegrarse por su conversión al "brandismo" gracias a Guillermo Cabrera Infante. ¡Bienvenido Trueba!

"Su entrevista con Marlon Brando es literatura y a la vez es cine. Hacía tiempo que nadie me hacía recorrer La Habana de esta manera, y además con Marlon Brando. Yo toda mi vida he odiado a Marlon Brando. No me gusta nada como actor, tengo un enorme desprecio por él y todo lo que representa. Siempre me ha caído muy mal como persona sin conocerle. Y a pesar de todos mis amigos que lo adoraban, y lo defendían y decían que era el mejor actor de la Historia... yo siempre le he detestado, y además lo he considerado culpable de muchas de las enfermedades del cine contemporáneo. Bueno, pues este libro ha conseguido que me caiga bien Marlon Brando, es increíble lo de Guillermo, se lo he dicho a mi mujer. ¡Tienes que leerlo! Es que me ha caído tan bien..."  Pincha aquí para ver el texto completo. 

Cabrera Infante con Marlon Brando. Foto: Agraz
 
Por desgracia, creo que las nuevas generaciones desconocen o van a tardar mucho en valorar esta figura cinematográfica en toda su extensión.

Desde aquí me gustaría exhortar a RTVE para que retome un día a la semana aquellos ciclos dedicados a un actor en concreto, con una semblanza y unas opiniones a favor y en contra que descubrieran las caras y las cruces del buen cine y los buenos actores clásicos. Why not?

Es más, aprovechando que el pseudo romántico-erótico relato “50 sombras de Grey” está tan de moda, ¿por qué no reivindicar su intensa búsqueda de vida en medio de las relaciones sexuales más descarnadas de los años 70 con la emisión en horario de audiencia destacada de ese enrevesado: “El último tango en París”?

 Gato Barbieri, Last tango in Paris.


Para terminar este recuerdo-celebración, como está tan de moda citar en Twitter y otros medios, me permito copiar las que encontré en este antiguo artículo de Taringa (atribuidas a Marlon Brando) y que, de ser ciertas, tan bien le definen:

- Un actor es una persona que no te escucha a menos que estés hablando de él. 
- Todas las noches, después de la actuación, había siete u ocho chicas 
esperándome en el camerino y yo elegía a una para pasar la noche. Para un joven de 24 años, aquello era maravilloso.  
- Debería haber sido peor actor y mejor padre. 
 
- No voy a echarme a los pies del público estadounidense para invitarles a 
entrar en mi alma. Mi alma es un lugar privado. Y tengo algo de rencor por el hecho de vivir en un sistema, en el que tienes que hacer eso...  
- Nadie quiere pensar en temas sociales, en la justicia social. (...) La mayoría 
de la gente sólo quieren su cerveza o su culebrón o su canción de cuna.  
- No creo en lo de lavar mi ropa interior sucia ante todo el mundo, y las 
confesiones de las estrellas cinematográficas no me interesan..  
- La gente es curiosa. Y la comercialización y la banalización de la curiosidad 
de la gente, es algo de lo que no quiero formar parte.  
- La gente tiene tendencia a mitificar a todo el mundo, sea bueno o malo.