CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

martes, 24 de septiembre de 2013

PLACE DES VOSGES : un París de arte e historia.




Figura que corona la Columna de la Place Bastille. Punto de partida.

Si una mañana de domingo os despertáis en una habitación de París y las sábanas no se os pegan hasta que el sol está en su cénit,  hay un lugar que no os defraudará como primer destino de ese día.



Tras la ducha, se precisa atuendo informal pero elegante (imprescindible para que se os confunda con cualquier nativo y más por la zona donde vamos). Nos desplazamos a Le Marais, uno de los barrios mejor conservados del Antiguo París prerevolucionario.

Una vez preparados hay que conseguir llegar al Boulevard Beaumarchais, a ser posible desde la Place Bastille, donde encontraremos terracitas dispuestas para despertar el cuerpo y la mente con un buen café y un verdadero croissant (sí, doy fe, los croissants saben diferentes en París; sí, ahora sí sé qué es un croissant).

Desplazado el sueño y el hambre, continuad bajando por el Boulevard, por el lado izquierdo, dejando la columna de la Bastilla a vuestra espalda. 

Pronto encontraréis la Rue du Pas de la Mule, que debéis coger para llegar a una de las plazas más bellas que podáis encontrar del París de Enrique IV (primer rey Borbón y el famoso autor de la frase "París bien vale una misa"):



(LA PLAZA DE LOS VOSGOS)





Una plaza cuadrada, extensa (casi 18.000 metros cuadrados), porticada, con 36 fachadas simétricas de ladrillo y un parque de refresco muy vivo en el centro (con su césped, paseos, fuente, estatua, bancos...).
Lo que más llama la atención una vez que estáis dentro de ella es la placidez que te envuelve. Teniendo en cuenta el bullicio parisino que rodea este lugar, Place des Vosges respira un sosiego inaudito.

Sólo faltaría eliminar el paso de vehículos alrededor, entre las arcadas de los edificios y el parque, para creer que te han transportado al siglo XVII al instante.

Andar bajo los techos de las galerías que circundan la plaza es ir descubriendo galerías de arte dedicadas a temáticas variopintas y singulares piezas de pintura, escultura y montajes que detienen tus pasos continuamente.

Además de la plaza en sí, cada uno de los edificios tiene su historia y puede dar ocasión a descubrir otros patios interiores y otras historias singulares.

Si la Plaza de Los Vosgos se inauguró en 1612 para que Luis XIII (hijo de Enrique IV) pudiera celebrar con un carrusel su boda con Ana de Austria (sí, la de "Los tres Mosqueteros"), también parece que se construyó para que el arte y la literatura anidaran en ella hasta nuestros días.


Ángulo norte de Place des Vosges

Políticos, escritores, artistas e incluso diseñadores de moda la eligieron como residencia o negocio: 

Mme. de Sévigné, escritora de unas famosas cartas y mujer de singular vida nació en el nº 1.

Maximilien de Béthune, duque de Sully, ministro de Enrique IV tuvo su entrada en el nº 7 donde se daba paso a su aristocrática mansión con dos patios de estilo renacentista.
Parque interior de la Plaza de Los Vosgos
En la actualidad el HÔTEL* DE SULLY es la sede del Centro de Los Monumentos Nacionales de Francia. Un espacio para dedicarle varias horas y luego otro tiempo más a su librería, una de las mejores sobre obras relacionadas con París.

En una de las esquinas de la plaza toparemos con una cola de gente esperando para acceder a la que fue residencia del escritor, político e intelectual francés VÍCTOR HUGO desde 1832 hasta 1848. Hoy en el segundo piso del Hôtel* de Rohan-Guémené (nº 6 de la plaza) se ubica su Casa-Museo.

El número 8 lo ocuparon el poeta Théophile Gautier y el escritor Alphonse Daudet.

Y en el nº 21 de Place des Vosges, el famoso político, eclesiástico y también personaje de novela Armand-Jean du Plessis, más conocido como CARDENAL-DUQUE DE RICHELIEU tuvo su morada de 1615 a 1627. Justo los años en que su poder fue aumentando hasta alcanzar en 1622 el rango de cardenal y en 1624 el de Primer Ministro de Francia.
Estatua del Pavillon de La Reine

Hoy entre los famosos que de forma anónima habrán adquirido su casa en esta plaza, sí que podemos entrar a la Tienda del modisto japonés ISSEY MIYAKE sita en el nº 5...

...O alojarnos en el Hôtel Pavillon de La Reine cuya entrada está en el nº 28 de la plaza. Para ello estad seguros de que vuestra Visa sea Oro de verdad...

...O tirar la casa por la ventana en el nº 9, comiendo en L'Ambroisie.

Para llevaros un recuerdo de la plaza os aconsejo dos opciones, aparte de las fotos o vídeos que toméis de ella:

Podéis comprar alguna de las acuarelas u óleos que los artistas pintan bajo las arcadas de la plaza. Intentad haceros con algún original. Será un extra  no muy caro que merecerá la pena.

Pintor de acuarelas y clientes bajo las arcadas de la plaza
También, aunque no seáis amantes del té, entrad en la tienda DAMMAND FRÈRES que guarda un exquisito ambiente antiguo, de maderas oscuras y elegancia en la presentación del producto.

Con muy poco francés o un aceptable inglés, las dependientas os atenderán como a verdaderos reyes (de los de antes). Seguro que, aunque no os guste el té, salís de ella con unas cajas negras, burdeos o grises que contienen mermeladas deliciosas o un mug elegante para tomar un café mañanero.

Llueva o abrase el sol, Place des Vosges es el típico rincón parisino al que quieres volver o por el que vivirías en París para pasar las mañanas del domingo en él, leyendo el periódico mientras detienes el tiempo. 






*Hôtel en francés es una palabra que se usa tanto para designar el hotel o residencia temporal turística o de viajeros como un palacete o casa señorial particular, caso que nos ocupa.