CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

domingo, 12 de enero de 2014

"12 AÑOS DE ESCLAVITUD" TAMPOCO REDONDEA EL TEMA


"12 años de esclavitud" ("12 Years a Slave", 2013) es una película del director británico Steve McQueen que trae ante nuestros ojos una perspectiva del siglo XIX de un tema muy actual: el secuestro de personas para ser esclavizadas. No es ninguna obra maestra, pero algo es mejor que nada para "visualizar" (como se dice ahora) un hecho cercano que no desaparece por más que avancemos en la defensa de los derechos humanos.






Una película sobre personas que tienen vidas libres en sociedades aparentemente libres. Sobre personas que son atrapadas, engañadas y violentadas para sumirlas en trabajos y condiciones de servidumbre tiranizada.

Este es el tema central y único de "12 años de esclavitud" que se inicia en el Norte de los Estados Unidos de América en 1841, en una zona no esclavista, más industrializada y menos pendiente de cosechas agrarias.



PERSONAJES

Solomon y familia antes de la desgracia.
Hay un protagonista rutilante que ocupa el 99% de las escenas, Solomon Northup, (interpretado con oficio por Chiwetel Ejiofor, actor a quien recuerdo como segundo de Denzel Wasingthon en "Plan Oculto" y como su hermano en "American Gangster" )  y un conjunto de personajes que le dan la réplica.


A Solomon Northup, un violinista apreciado, con su propia casa y una familia sólida y libre le engañan con la propuesta de un trabajo interesante fuera de su entorno dos "cazadores de esclavos" de guante blanco.

En el mercado de esclavos
En unas horas a Northup su piel negra le transporta de una vida "normal" a un estado de esclavitud imposible de aceptar para cualquiera que haya nacido, crecido y alcanzado un estado mental y físico de madura libertad.

Los personajes que conducen a Solomon Northup a este estado y le mantienen en él a lo largo de los 12 años que abarca la película, son dos malos malísimos interpretados de forma encomiable por:

El tratante de esclavos
Paul Giamatti como el frío tratante de esclavos Freeman.

El trío que sustenta la película: Epp, Patsey y Solomon
Así como un fantástico, y en estado de gracia, Michael Fassbender que hace subir el nivel de la película cada vez que surge en escena como el intratable, despiadado y psicótico terrateniente Edwin Epp. 

La bondad enmascarada de indignidad
Quienes, como la mayoría de nosotros, se incomodan con la situación pero en el fondo saben que se saca provecho de la misma podemos reconocernos en el actor Benedict Cumberbatch como el terrateniente Ford.

El odio del ama y señora
¿Qué decir de esas dos mujeres de los terratenientes anteriores, interpretadas por Sarah Paulson y Liza J. Bennett respectivamente? Miedosas ante la situación la combaten con agresividad seca y dura. Son capaces de agresiones físicas sin despeinarse porque nadie las para y porque saben que el enemigo es numeroso pero hay que mantenerlo en el sometimiento absoluto para que no vean el temor que les inspira.

Beatífico Brad Pitt/Bass
Para paliar la maldad que destila el film existe un ángel providencial encarnado en carpintero que consigue superar el miedo y resuelve la indignidad en la que ha caído el protagonista. Este ser que resuelve y termina con los 12 años de esclavitud está encarnado por el actor Brad Pitt como  Bass.   

Como coproductor de la película y persona aliada de causas humanitarias no es extraño que Brad Pitt se haya arrogado este personaje. 

Sufrimiento extremo a manos de un tirano psicópata
El sufrimiento extremo, la capacidad de aguante inimaginable y la perversión sufriente y sangrienta lo asume con nota la actriz Lupita Nyong'o como la esclava Patsey.







ESCLAVITUD

Según la Real Academia Española, el término esclavitud aplicado a la película de la que hablo aquí se define en dos acepciones: 
1. f. Estado de esclavo.
3. f. Sujeción excesiva por la cual se ve sometida una persona a otra, o a un trabajo u obligación.


El protagonista de "12 años..." existió y escribió la historia que durante 134 minutos contemplamos en esta película. En ella asistimos a todo un proceso de 7 estados que el protagonista único atraviesa.
  1. Libertad.
  2. Engaño.
  3. Secuestro.
  4. Mercancía.
  5. Esclavitud resistente.
  6. Esclavitud impotente.
  7. Libertad por providencia.








VIOLENCIA

La película no es redonda en el trato que hace para denunciar la esclavitud.

No me atrevería a decir una sola de las que he visto que sí lo haga. Quizás deberíamos pensar que el tema es tan inmenso que querer abarcarlo en un par de horas o en una serie de varios capítulos es algo imposible. Sobre todo si tenemos en cuenta que no es un tema finalizado, sino que ahora mismo, en este segundo que tardamos en leer estas letras, alguien es esclavizado aún muy cerca de nuestras vidas libres.

Por ello, "12 años de esclavitud" de S. McQueen si hay que tenerla en cuenta es por el trato que hace de la violencia de un ser humano hacia otro.

El apoyo del amo
La crudeza que emplea en el sonido, las actitudes de odio reflejadas en los rostros de los actores y la representación de situaciones de una agresividad que sólo se esconde para que no califiquen a la película como "para mayores con reparos" son elementos constantes en la trama.

El súmmum de esas escenas violentas llega cuando salpica al protagonista y le pone del otro lado, produciendo más que sufriendo.


NECESIDAD ECONÓMICA
SIN REDONDEO

Pecaría de pusilánime si tras la visión de esta película sólo traería a esta entrada mi incomodidad ante la esclavitud.

Leyes celestiales que no se aplican a la realidad
Como no quiero que la falta de ánimo por poner frente a mis ojos una realidad incómoda nuble la realidad que esta situación supuso en el siglo XIX, la época en que se desarrolla el film, y la que hoy en día sigue representando, creo que hay que coger el toro por sus astas y enfrentar el porqué de este estado humano.

La esclavitud ha existido a lo largo de toda la historia humana.

Ninguna otra especie del reino animal es capaz de ejercer la dominación de un congénere sobre otro en la forma que los humanos la hemos desarrollado, incluso plasmándola en la legislación más antigua ( Código de Hammurabi ).

Hoy continúa de forma más sibilina en los países occidentales de nuestra órbita. Países que la han abolido por completo en sus legislaciones, pero que, a efectos prácticos sigue conviviendo con sus moradores.

La necesidad de sustentar una economía basada en costes ínfimos y ganancias apreciables para unos pocos necesita de seres humanos sumisos, numerosos y con gran implicación en el consumo que hace girar la rueda.

Patsey en su único momento de relax
Seguimos teniendo esclavitud porque el beneficio económico puro y simple y ahora más aséptico que nunca (Bolsas virtuales que suben y bajan a golpe de teclado) mueve el mundo.

Un sentido económico afín en la época sumeria, en el Sur esclavista, en las factorías de coser ropa de Bangladesh actuales y en los locales escondidos cerca de nuestras casas.

Por esto último, a pesar de permitirme señalar el descuido en esta película, la falta de redondeo, el ser más un Tarantino de la esclavitud que un denunciante efectivo de la práctica, hay que ver "12 años...". 

Porque valoro todo lo que sirva para hacernos pensar en algo tan repelente, pero históricamente humano, como es la esclavitud.



Todas las imágenes han sido obtenidas de la web a través del buscador Google.