CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

lunes, 14 de julio de 2014

JOSÉ GUADALUPE POSADA VERANEA EN CÁDIZ




"...TODA LA GENTE ACABA SIENDO CALAVERA
dijo José Guadalupe POSADA,  
Aguascalientes 1852, Ciudad de México 1913.




http://i.oem.com.mx/e2edb59a-efcc-493e-9046-617795f2bc7b.jpg
Posada con su hijo, imagen web
El mejor y más personal de los  grabadores e ilustradores mejicanos de finales del XIX  y principios del XX justificaba con esta frase por qué le interesaba tanto el tema. Por qué, entre todos los diversos asuntos que trató a lo largo de su vida, creó un estilo único para dibujar las calaveras que los mexicanos pasean el Día de los Difuntos.





La Catrina de Posada, grabado.
Dio un nuevo sentido a la celebración de ese día con sus creación de LA CATRINA. Un dibujo de una calavera  conocida en un principio como Calavera Garbancera porque criticaba a los indígenas mejicanos comerciantes de garbanzos que, queriéndose parecer a los europeos, renegaban de sus orígenes y sus costumbres. 


Su calavera tenía la originalidad de estar sólo vestida por un enorme sombrero con plumas de avestruz. Ha llegado a estar íntimamente unida a su ciudad natal (Aguascalientes) y al simbolismo gráfico mejicano. Tal es su importancia y reconocimiento que fue uno de los símbolos que desfiló en la conmemoración del Bicentenario de la Independencia de México. 


En Cádiz, desde el mes pasado y hasta el 7 de septiembre podemos ver una muestra de sus trabajos en el Castillo de Santa Catalina. La exposición se titula:




Se puede visitar de lunes a domingo, de 11:00 a 20:30 hrs.
 

Exposición de Cádiz
Es tan importante la creación de La Catrina por parte de POSADA que, para conmemorar el centenario del grabado que surgió de sus manos, en 2012 el Ayuntamiento de Aguascalientes organizó un concurso de fotografía titulado La Muerte donde había de encontrarse protagonismo y diversidad a ese exagerado sombrero de La Catrina sobre la calavera correspondiente a cada foto.

Las calaveras que dibuja POSADA son también un tipo de verso alusivo a la muerte. Por ello, normalmente van acompañadas con un dibujo  explicativo de sus versos para que las clases populares comprendieran el mensaje (que quizás no supieran leer).

Los artistas de la época supieron de la calidad de los grabados de POSADA, aunque no se tradujo esa apreciación en un pago material considerable.

POSADA fue un hombre que murió pobre, que dibujó hasta su último aliento, pero que tuvo que esperar a que fueran artistas posteriores a su muerte en 1913, gente de la talla de Diego Rivera* u Octavio Paz, quienes le reivindicaran como se merece por su creación y trabajo.



Su vida se le fue en el dibujo desde bien pequeño.

Ingresó en la Academia Municipal de Dibujo de su pueblo, Aguascalientes, y allí se vio que tenía potencial para que, en 1868, con apenas 16 años formara parte del taller litográfico de Trinidad Pedroza.

Después de asociarse a su jefe para dedicarse a la litografía comercial en León (estado de Guanajuato), en 1873 regresa a Aguascalientes para casarse con María de Jesús Vela y comprarle la imprenta a Pedroza.

Hizo colaboraciones gráficas en periódicos de la época como: El Jicote, La Gacetilla,  La Educación, La Patria Ilustrada y la Revista de México.




Se le considera uno de los litografistas más importantes de México, por su precisión en el trabajo del metal.

Además de colaborar con la prensa también se le conocen carteles políticos, caricaturas, anuncios comerciales,  y unos CUENTOS INFANTILES de los que podemos ver una interesante muestra en esta exposición gaditana.

Su obra se estima en más de 20.000 grabados en diferentes materiales: planchas de zinc, plomo y acero.







  
Su sentimiento dramático, cómico, irónico y la precisión de sus trazos popularizó su estilo personal y único en el México de finales del XIX y los periodos revolucionarios de principios del XX. 

Importante es destacar que POSADA nunca se alineó con partido o figura política alguna. Prefirió ser un Pepito Grillo con sus críticas dibujadas, algo que fue en su contra desde el punto de vista monetario, pero que ha significado un legado artístico de primera magnitud.






Su obra, que podéis disfrutar ahora en el Castillo de Santa Catalina de Cádiz hasta el 7 de septiembre, también la podéis apreciar en estos enlaces:
 










Y, si tenéis la oportunidad de viajar a Aguascalientes, podréis visitar su
Lado norte del Jardín del Encino S/N
Teléfonos:(449) 915 45 56
Aguascalientes Ags.
Abierto de martes a domingo de 11:00 a 18:00 hrs 
Domingos entrada gratuita
$10.00 entrada general 
$5.00 con credencial de Estudiante, Maestro o INSEN



*Diego Rivera le homenajea en el conocido mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central