CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

martes, 16 de diciembre de 2014

112 CUMPLIRÍA ALBERTI



Sello dedicado a Alberti

Gaditano.

Nació tal día como hoy en El Puerto de Santa María en1902

Volvió, tras recorrer geografías continentales varias, al lugar de nacimiento, para morir el 28 de octubre de 1999.

Por cuatro años no cumplió su sueño de llegar a centenario.

Si la salud lo hubiera permitido y la ciencia acompañara más, hoy celebraría su 112 cumpleaños.

Con su vuelta del exilio ocupó un lugar político y cultural durante la Transición española que le devolvió a la categoría que su generación alcanzó antes de la Guerra Civil española.

Su melena ya blanca, su marinera gorra y su ironía gaditana portuense se dejaron sentir en sus múltiples apariciones de militante comunista y de declamador de sus propios versos (algo que acompañó de grandes actores, como Nuria Espert, que, en mi opinión, sí daban buen tono a la lectura).

Le rindo homenaje aquí, recordando cuando coincidí con él en el patio de butacas del madrileño Teatro Español en una representación de 'El Grito' de Fernando Quiñones con Ismael Merlo como protagonista. Obra que, años después, descubrí que se había estrenado en el Teatro Falla de Cádiz.

Para mi fue uno de esos poetas que hicieron soportable e incluso atractiva la poesía. Sobre todo con aquellos poemas de sus comienzos.

Destaco dos libros, 'Marinero en tierra' y ' La amante', y sirvo tres de sus cantos como homenaje a un poeta gaditano singular.



De 'Marinero en tierra', 1924, Premio Nacional de Poesía 1925:
 
Con él 
 
 
Zarparé, al alba, del Puerto,
hacia Palos de Moguer,
sobre una barca sin remos.

De noche, solo, !a la mar,
y con el viento y contigo!
Con tu barba negra tú,
yo barbilampiño.
 
 

Pirata 

 Pirata de mar y cielo,
si no fui ya, lo seré.

Si no robé la aurora de los mares,
si no la robé,
ya la robaré.

Pirata de cielo y mar,
sobre un cazatorpederos,
con seis fuertes marineros,
alternos
, de tres en tres.

Si no robé la aurora de los cielos,
si no la robé,
ya la robaré.
Si Garcilaso volviera,
yo sería su escudero;
que buen caballero era.

 Mi traje de marinero
se trocaría en guerrera
ante el brillar de su acero;
que buen caballero era.

 ¡Qué dulce oírle, guerrero,
al borde de su estribera!
En la mano, mi sombrero;
que buen caballero era.

 
En 'La amante', 1925, encontramos: 
 
 
Castilla tiene castillos,
pero no tiene una mar.
pero sí una estepa grande,
mi amor, donde guerrear.

Mi pueblo tiene castillos,
pero además una mar,
un mar de añil y grande,
mi amor, donde guerrear.