CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

martes, 24 de febrero de 2015

LAS CAMPANAS. ROSALÍA DE CASTRO


Gracias a esa memoria colectiva que preside nuestros días, el Google y sus Doodles, me encuentro con que hoy se celebra el 178 aniversario de una escritora gallega con la que todos los de la E.G.B. contactamos alguna o varias veces. 

Como fui 'de letras', los maestros y los profes de literatura me organizaron unas cuantas citas con ella.

La mayor parte fueron para hacerme saber que era una gallega que ejerció como tal en su vida privada y en sus obras más importantes.

Escribió en gallego y castellano, y construyó, junto con otros poetas españoles del XIX, el primer peldaño de la poesía moderna española.


Su poesía es pura morriña y uno de sus símbolos más significativo es el de 'las campanas'.




En los pueblos van unidas a bautizos, a funerales, a marcar ritos y horarios, y, en el caso de Rosalía, están presentes en su vida oculta. Esa vida que la engendra y la aparta. Ese padre, un clérigo que jamás la reconocerá, y esa madre que la deja en manos de parientes hasta la adolescencia.

Unas campanas que tañen en su corazón para advertirle de que su vida se apaga (murió de cáncer de útero a los 48 años) y a las que dedica unos cuantos versos que realzan el significado que en la vida cotidiana de los habitantes de las aldeas gallegas de siglo XIX poseen.

Con ese perfil pedagógico que caracterizó al tardofranquismo aperturista en los colegios nacionales, los poemas de Rosalía de Castro se estudiaban, comentaban y, como fue mi caso, se aprendían y recitaban.

El primer poema que me tocó aprender en el colegio donde estudié primaria fue uno de Rosalía. Me resultó tan fúnebre, tan triste y melancólico, que no sé cómo pude leer tanta poesía después.

Visto en la distancia, estoy segura de que fue escrito cuando más consciente era de su enfermedad y de la aproximación de su muerte. Hoy, que se celebra su nacimiento, vuelvo a recordar, como siempre que oigo el nombre de Rosalía de Castro, ese primer poema aprendido y recitado:



'Las campanas'



Yo las amo, yo las oigo,
cual oigo el rumor del viento,
el murmurar de la fuente
o el balido de cordero.

Como los pájaros, ellas,
tan pronto asoma en los cielos
el primer rayo del alba,
le saludan con sus ecos.

Y en sus notas, que van prolongándose
por los llanos y los cerros,
hay algo de candoroso,
de apacible y de halagüeños.

Si por siempre enmudeciera,
¡qué tristeza en el aire y el cielo!
¡Qué silencio en la iglesia!
¡Qué extrañeza entre los muertos!





NOTA: imágenes de la web.


http://www.google.com/doodles/rosalia-de-castros-178th-birthday (doodle de Rosalía de Castro en Google)
https://untipodeletras.files.wordpress.com/2014/04/rosaliadecastro.jpg (Rosalía de Castro, escultura en Santiago de Compostela)