CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

domingo, 26 de julio de 2015

EN UN COMEDOR ROMANO GRACIAS AL MUSEO DE CÁDIZ


El Museo de Cádiz destaca este verano una parte de sus fondos romanos. Aquellos que están relacionados con un tema muy actual bajo este sugerente título: 

 





EL GUSTO
 Y 
LA ALIMENTACIÓN 
EN LA ANTIGUA ROMA












Inaugurada esta pasada semana por la delegada territorial de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, Cristina Saucedo y el director del Museo de Cádiz, Juan Alonso de la Sierra, esta exposición es una de esas joyitas donde menos es más y se agradece.

 



Congestionados como estamos con cocineros, 'salvacocinas', concursantes para chefs y otras opciones culinarias televisivas, viene muy bien un pequeño espacio para descubrirnos que no han variado tanto los útiles y las formas que empleamos en cocinar y comer durante los últimos dos milenios.







La cocina, el comedor, la mesa, los utensilios, las baterías de cocina.... todo es diferente en su aspecto a lo que nuestros ancestros utilizaban, pero, al mismo tiempo, reconocemos y nos sentimos muy identificados con vasijas y vajillas romanas.

Sabemos de la enorme diferencia entre una olla romana y el 'inteligente' robot de cocina. Apreciamos cómo era la cuchara de plata que los césares se llevaban a la boca y la comparamos con la de acero inoxidable que solemos usar hoy. Entendemos las ventajas de lo eléctrico y las nuevas superficies y protecciones, pero, en el fondo, sí que nos damos cuenta de que la base, lo esencial del mundo culinario, ha cambiado muy poco.

La pequeña sala en el primer piso del museo, según se suben las escaleras, la primera a la izquierda, nos da qué pensar en una rápida visita. No hay muchos elementos expuestos, pero los que han agrupado son suficientes para captar similitudes y diferencias a 2000 años vista.


Entre los objetos que el visitante apreciará se encuentran ánforas que servían para:




guardar y transportar salsas (como el famoso garum entre otras),



 
aceite (de oliva, por supuesto, como corresponde a la mayor productora de la época romana: Hispania)
 
 
 
y vino (de los que se consumían en el triclinium de las elegantes villas romanas o en las mesas de las tabernas)



 



Cantimploras cuya forma aún seguimos.








Vasijas y agitadores de vidrio que bien podemos tener en nuestras cocinas.









Un humilde, nunca bien alabado y siempre apañado huevo de gallina (encontrado el de la muestra en una tumba romana).








Cazos y sartenes 'de las de siempre'...










Hasta el 16 de septiembre, cuando salgamos de la sala lo haremos muy hermanados con antiguos romanos en mesa y mantel. Incluso en la forma en que aún (pese a las universales tarjetas de crédito) se abona la comida al camarero. Como estas monedas del yacimiento arqueológico de Acinipo en la serranía de Ronda reflejan.




O estas otras de Carmo (antigua Carmona) y de Bailo (Baelo Claudia)  acuñadas con dibujos alegóricos al trigo.








Además, si ver los objetos nos deja con alguna duda, los carteles que resumen de forma muy clara los tres temas que abarca la muestra están redactados con mucho tino para explicar de forma concisa lo más importante de:










LA MESA DE LA ANTIGUA ROMA


 








 SUS ALIMENTOS Y PRODUCTOS




 










 Y EL ESPACIO DE LA COCINA















 Atención al horario y días de apertura del Museo de Cádiz este verano:

De 15 de junio a 15  de septiembre:
Martes a domingo y festivos de apertura: de 09.00 a 15.30 horas
Lunes: cerrado.


Como no me canso de decir desde hace unos años: Una lástima que el Museo de Cádiz cierre por las tardes durante el verano. 




NOTA: Por su detalle, amenidad y concisión sobre el tema del que trata esta exposición os enlazo a lo que el gaditano, Juan Antonio Cerpa Niño recoge en la página Historia y Arqueología: 'Los placeres de la mesa romana' .