CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

martes, 8 de diciembre de 2015

EXPEDICIONES MALASPINA / Exposición Castillo de Santa Catalina



Cronómetro marino
En el Castillo de Santa Catalina se exponen los carteles explicativos y parte de los aparatos utilizados en la EXPEDICIÓN MALASPINA de 2010.

Un acontecimiento que hace 5 años conmemoró el viaje que en 1788 realizaron ALEJANDRO MALASPINA 
                        y 




Estudio medioambiental y de residuos en la expedición actual.
Una vuelta al mundo naval desde un punto de vista científico que consiguieron llevar a cabo con éxito pero, como casi siempre suele pasar en nuestro país, con escaso o nulo reconocimiento.

Incluso con un premio a la inversa a todos los logros y saberes que Malaspina trajo consigo: la cárcel durante una década en el Castillo de San Antón de La Coruña. 

Un punto de ironía y mala leche de nuestro ínclito Godoy hacia la ciencia y los científicos españoles cuando estos, entre sus conclusiones, se atrevieron a plantear mayor autonomía para las colonias españolas en bien del imperio.

Malaspina escribió a favor de los residentes en las colonias, por un mejor trato y consideración para conseguir mejorar sus condiciones de vida y lograr súbditos mejor dispuestos. No contó con el absolutismo ciego y fiero de los gobernantes sin miras futuras, sólo con visión y acción para llenar sus arcas en tiempo presente. Como, por otra parte, seguimos padeciendo.



Desde que las naves partieron el 30/07/1789 hasta que el 21/09/1794 regresaron a Cádiz para dar por concluido su trabajo.


Las fechas dicen mucho de cómo se siguió y para qué quedó esta expedición.

Cuando fue aceptada y promovida desde la Corte reinaba Carlos III.

Mientras Malaspina y Bustamante navegaban se dirimía una Guerra hispano francesa que impidió realizar el itinerario primigenio.

Y, probablemente, lo que más la hirió fue que el rey Carlos III falleciera 2 meses después de iniciarse.



Este hecho puso al frente del gobierno español a un rey títere (Carlos IV) de su esposa y de su favorito y primer ministro, Manuel Godoy.

Parte de un cartel explicativo de la expedición del siglo XVIII.
Un rey sin miras intelectuales que dejó todo el poder en manos de un ilustrado que no se supo ganar el favor del pueblo. Godoy, para desgracia de la expedición de que hoy nos ocupamos, no supo ver en sus hallazgos más allá de una de sus conclusiones: '...observaciones críticas de carácter político acerca de las instituciones coloniales españolas y favorable a la concesión de una amplia autonomía a las colonias americanas y del Pacífico...' (Wikipedia)



Fue una desgracia que en el corolario de la expedición no se pusieran en relieve los temas de investigación más que los políticos.

Roseta oceanográfica.
No se supieron aprovechar: los mapas, los catálogos minerales y de flora, las eficacias medicinales de ciertas plantas, datos de comercio, historia local, estudios archivísticos en las principales plazas en que hicieron escala, construcción de navíos que tuvieron que llevar a cabo para remontar cauces que se encontraron y que exploraron...

Fue un viaje que, en manos de un país como el británico, hubiera sido un rentable y notorio descubrimiento de hechos originales y primicias en averiguaciones de campos científicos diversos.



Cuando Malaspina publica su:

'Viaje político-científico alrededor del mundo' (1794),

en lugar de ganar fama y gloria (lo que debería haber sido), encontró cárcel y ostracismo.



Sería en 1885, casi un siglo después, cuando Pedro Novo y Colson (contralmirante y académico de la Real de la Historia y de la Real de la Lengua) rescate los escritos de la expedición y dé a conocer el gran y silenciado trabajo de Malaspina y sus hombres.



El inmerecido final de esta gira marítima del siglo XVIII ha encontrado restitución 216 años después de concluida.

Red de Neuston para toma de muestras marinas en superficie.
En 2010 y 2011 dos buques de la armada española: el Hespérides y el Sarmiento de Gamboa emularon aquella expedición (conmemorando el 200 aniversario de la muerte de Alejandro Malaspina, sucedida en 1809) gracias a la unión de dos empresas: BBVA y CSIC.



El buque de la Armada española, Herpérides(A-33) circunvaló la tierra fondeando en los puertos que Malaspina tocó:


Red de Neuston para toma de muestras marinas en superficie.
  1. Cartagena - Cádiz
  2. Cádiz - Río de Janeiro
  3. Río de Janeiro - Ciudad del Cabo
  4. Ciudad del Cabo - Perth
  5. Perth - Sídney
  6. Sídney - Auckland
  7. Auckland - Honolulu
  8. Honolulu - Cartagena de Indias
  9. Cartagena de Indias - Cádiz





El Sarmiento de Gamboa navegó de Las Palmas a Santo Domingo y vuelta a Las Palmas con estudiantes de oceanografía bajo el paraguas del CSIC.

Estudios sobre el cambio global y la biodiversidad marina fueron los principales trabajos de los embarcados en este último navío.

Acuarela de Miquel Alcaraz. Inquietante pterópodo con forma de...
Los paneles, los vídeos, las fotografías de Joan Costa y las magníficas acuarelas de  Miquel Alcaraz, así como los objetos y útiles de navegación empleados en una y otra expedición hacen que la visita a la Sala San Nicolás del Castillo de Santa Catalina en Cádiz esté más que justificada y sea, de verdad, un tiempo muy interesante y productivo.







CASTILLO DE SANTA CATALINA, CÁDIZ.
Hasta el 8 de enero de 2016.
Horario de lunes a domingo: 11:00 a 19:00.
Dirección: C/ Antonio Burgos, s/n (Acceso adaptado)
Teléfono: +34 956 226 333
Correo electrónico: info.turismo@cadiz.es
Perfil de Facebook: https://es-es.facebook.com/visitcadiz
Perfil de Twitter: https://twitter.com/VisitCadiz