CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

domingo, 22 de mayo de 2016

MAYO DE 1940, de CHRISTIAN CARION



Sabed que, cada vez que decido ir (y pagar) al cine realizo un análisis tal de la cartelera que ni Avogadro y su constante conseguirían desvincular mi decisión de calidad y entretenimiento.

Desde que la aplico, voy bastante poco, pero consigo no arrepentirme de las películas que elijo ir a ver.

Por ello, cuando el miércoles pasado asistí en Cádiz a la proyección del cuarto y último (por el momento, espero) trabajo de Christian CARION, aparte del placer que me supuso su película, 'Mayo de 1940', también me quedó un regusto amargo cuando constaté que sólo estábamos en la sala 5 personas.

Me temo que la poca publicidad que se le ha dado a este interesante film es la consecuencia de su paso silencioso por la cartelera española.

A mí me impresionó tanto, me llenó de tan buen cine con una historia coral tan bien contada, tan inteligentemente desarrollada, que me ha motivado a poner mi granito de arena y contar por qué le dedico esta entrada.


Cuando el 10 de mayo de 1940 el ejército de Holanda se rinde ante los alemanes (Batalla de los Países Bajos), el camino para que éstos entren en Francia por el norte está expedito.

Consecuencia inmediata de esa derrota aliada es el éxodo de entre 8 y 10 millones de franceses que, huyendo del avance nazi, abandonaron sus pueblos en busca de un lugar seguro donde refugiarse.

La decisión la tomaron de acuerdo con lo que las autoridades les habían encomendado. 

En esta película, los personajes tienen que desplazarse desde LEBUCQUIÈRE (Nord-Pas-de-Calais-Picardie) una pequeña localidad de apenas 300 habitantes, cerca de ARRAS a DIEPPE  (Normandía). Una distancia de unos 150 kilómetros.

De golpe, de un día para otro dejaron las puertas de sus casas abiertas ('para que no se las destrozaran cuando llegaran los invasores'), sus campos sin recoger, los animales domésticos y los de las granjas sueltos y cargaron los enseres justos para poder cocinar y asearse.

Se llevaron con ellos todo el dinero metálico y las piezas de valor pequeñas, dejando atrás verdaderos tesoros familiares.

¿Nos suena?

¿Es sólo una historia de hace 76 años?

¿O los telediarios nos la cuentan hoy en día con refugiados o migrantes, como dicen ahora, del Este y del Sur de las fronteras europeas?


Niños perdidos (casi 100.000 en esta huida de 1940, según la Cruz Roja), familias separadas... idénticas situaciones extremas a las de hoy pero sin Internet, sin móviles...

En su lugar, pizarras de colegios, muros callejeros, altares y capillas de iglesias.... sirvieron para que aquellas personas obligadas a desplazarse escribieran los mensajes que les ayudarían a volver a reunirse con sus seres queridos.

Como ahora, también los medios de información estaban presentes para dar testimonio. Los periódicos dedicaron sus portadas y páginas principales durante aquellos meses a este éxodo.

En 'Mayo de 1940',  aparte de mostrarse portadas de los diarios, se ven encarnados en un realizador y un cámara nazis que siguen al ejército alemán en su avance francés, maquillando la realidad gracias a la propaganda que suponen sus documentales.

En cuanto al coro de personajes de la película, vemos cómo las decisiones personales se reflejan sin dramatismos. Son rápidas, impensables en la comodidad de la vida cotidiana y pacífica, drásticas y con un contenido que no se puede analizar.

La realidad de la guerra, cuando los panzer alemanes pasan al lado de los protagonistas, no permite poesías.


La infancia y cómo se enfrenta a hechos dramáticos forma parte transcendental de la película. Un tema que preocupa vivamente a CARION, como se ha visto en sus anteriores films.




En este vídeo CARION desvela (en francés) las claves de su película.





He visto los otros tres filmes anteriores dirigidos por  CARION y ninguno me ha decepcionado.

Todos ellos magníficos, comprometidos, interesantes, nada aburridos y llenos de inteligente humor para combatir temas muy crudos.


LA CHICA DE PARÍS, 2001


 FELIZ NAVIDAD, 2005



EL CASO FAREWELL, 2009

Y para terminar...

¡Qué decir de la música que Ennio MORRICONE ha compuesto para 'Mayo de 1940' a sus 87 años!

Bella, emocionante, muy de Morricone y, por lo tanto, si eres de los que su sonido te toca muy profundo, ya sabes.... pañuelo a mano. 




¡Ah!, por cierto, que esta película emocione no significa lagrimeo fácil, ni angustia, ni mucho menos pena y más pena.

No le sobra ni un segundo de metraje. 

No hay ocasión para moverse en el asiento. Sí para removernos (por dentro).

No esperéis que os lo den todo mascado. 

La imaginación tiene que acompañaros para ver esta película. Hay un montón de imágenes silenciadas (no mostradas), porque el montaje es tan bueno que no necesita excederse.

'Mayo de 1940' es, en definitiva, un ejemplo completo de síntesis.

Un film donde dos horas de metraje se pasan en un suspiro.

Donde se cuentan muchas historias relacionadas, gravitadas alrededor de un refugiado alemán que quiere reunirse con su hijo de 8 años perdido en el albor de la Segunda Guerra Mundial en el norte de Francia.

Título original:  En mai, fais ce qu'il te plaît, 2015.

Film francés estrenado en España el pasado viernes 6.

Cuarto trabajo cinematográfico del guionista, actor y director francés CHRISTIAN CARION.

REPARTO:
AUGUST DIEHL, magnífico en su papel de Hans, refugiado alemán y padre con un único fin.
OLIVIER GOURMET clava el papel de Paul, el alcalde que convence a sus conciudadanos para alejarse del pueblo.
MATHILDE SEIGNER es una actriz muy conocida en Francia y en las películas de Carion, aquí dota a su Mado de una personalidad grave, distante y muy entera. Una mujer con fundamento.
ALICE ISAAZ es Suzanne, la joven y protegida maestra del pueblo que madura de golpe cuando tiene que empolvar un dramático suceso a los niños que van en la caravana.
Y uno de los actores más destacados de la película (aunque todos, protagonistas, secundarios y figurantes están 'de dulce') es el niño refugiado alemán de 8 años, hijo de Hans, Max, alrededor del que pivota la trama. Interpretado por JOSHIO MARLON, todo un actor al que prestar atención y que, como en el film, es capaz de desenvolverse en alemán, francés e inglés en la vida real.