CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

viernes, 23 de diciembre de 2016

MALLORQUINA EN PUERTA DEL SOL







Este templo tradicional de golosa religión lleva desde 1894 parando la circulación de los peatones que pasan por delante de su puerta.

Es imposible no acercarse a contemplar el increíble, profuso y bien expuesto surtido de pastelería y bollería que adorna sus escaparates.







Está situada al lado del kilómetro cero de Madrid, en el número 2 de la calle Mayor, haciendo esquina con la Puerta del Sol.








Cuando la fundaron sus tres socios de origen mallorquín la situaron en la calle Jacometrezo, pero pronto pasó a su ubicación actual.











Desde allí, aparte de acoger un salón donde tertuliar mientras se endulza el paladar, inunda a diario la acera de un olor especial, atrayente, imposible de 'dejar pasar'.






Es ese olor el que hace detener el paso de cualquier persona con olfato.











Es más, no sólo detiene, sino que aproxima a la boca de su obrador (situado en el piso inferior de la pastelería y cafetería) a cualquier ser que acierte a rondar por sus dos aceras esquinadas.






Traer aquí el aroma que desprende esta pastelería madrileña es imposible, aún.




Sólo puedo y debo azuzar vuestro itinerario en la próxima visita a Madrid para que lleguéis hasta esta cumbre del dulce recién hecho (el obrador nunca descansa).




Os aseguro que el olor va a tardar en irse de vuestra pituitaria.

Si además cruzáis sus puertas y adquirís cualquiera de sus maravillosos pasteles, estaréis perdidos.



Nunca más llegaréis a la Puerta del Sol 'sin caer de bocado' en los dulces de LA MALLORQUINA.