CREATIVE COMMONS

CREATIVE COMMONS
Uso de las entradas de este blog.

martes, 16 de mayo de 2017

OVIDIO MURGUÍA, UNO DE LOS 4 DOLIENTES




OVIDIO MURGUÍA 

fue uno de los 6 hijos que la escritora gallega, ROSALÍA DE CASTRO tuvo con su marido, también escritor, MANUEL MARTÍNEZ MURGUÍA, fue un destacado y breve pintor gallego, cuya obra se enmarca en la GENERACIÓN DOLIENTE.



Marina de O. Murguía
Criado en un entorno artístico e intelectual de alto voltaje, Ovidio dio que hablar más que el resto de sus cuatro hermanos supervivientes a su niñez.

De él, y por eso lo traigo hoy aquí, impresiona su obra costumbrista de finales del XIX que toca palos comunes al trabajo de un artista aburguesado, pero que pronto se confunde con una fuerza muy personal en sus paisajes y sus retratos.

Es una lástima que los pocos años que vivió hayan impedido un desarrollo posterior. 

Su legado va más allá de un 'apuntó maneras' para pasar a la historia del arte español.

A mis ojos se ha mostrado con un poder brillante. Por eso unos apuntes de su vida y su obra para que le vayáis a ver si pasáis por Galicia o para que le descubráis en Internet.

Merece la pena este 'doliente' gallego.





Rosalía de Castro pintada por su hijo en su lecho de muerte. Recreación.
En 1871, Rosalía de Castro dio a luz a unos gemelos, Gala y OVIDIO MURGUÍA DE CASTRO, en Lestrobe, Dodro.

Con 14 años justo en la mitad de su corta vida, Ovidio y sus cinco hermanos, perdieron a su madre.

Aunque inició sus estudios de forma academicista en Santiago de Compostela (Real Sociedad Económica de Amigos del País), manifestó un espíritu rebelde y autodidacta bien temprano.




Gala Murguía retratada por su gemelo.


Con 24 años se instaló en Madrid, en casa de su primo, Alejandro Pérez Lujín (autor de 'La casa de la Troya').












Manuel Antonio Martínez Murguía, padre de O. Murguía, retratado por éste.



Su padre intentó que su carrera artística estuviera ligada a encargos burgueses que le permitieran ganarse bien la vida.

Dentro de esta época está un importante encargo que le permitió situarse en la esfera artística gallega.








Ese trabajo fue la decoración pictórica del pontevedrés pazo de Lourizán, perteneciente al político, presidente del Senado español, Montero Ríos.

Sierra de Guadarrama, Ovidio Murguía.



Aunque Ovidio, muy a su pesar consintió los planes de su padre, pronto prefirió perderse por la sierra de Guadarrama en su estancia madrileña para pintar paisajes desde la naturaleza viva.









También se formó visitando el Museo del Prado para aprender mediante la visión y la copia de los maestros (Carlos Haes, principalmente) que cuelgan de sus paredes.


Papas rostizadas, Ovidio Murguía.
El Museo de Bellas Artes de A Coruña posee la colección pública más interesante de Ovidio Muguía, que eligió el apellido de su abuela paterna para firmar sus obras.


Hay notas biográficas de Ovidio Murguía que enlazan sin dudar su temprana muerte a los 28 años, causada por un proceso tuberculoso, tuvo mucho que ver con una vida bohemia que su débil salud no pudo soportar. 

Feria de Santiago, O. Murguía




Sin entrar a juicios sobre formas de vida, sí que es curioso que la forma en que murió Ovidio Murguía sea la forma en que se le encuadre a nivel artístico para la posteridad.










Lavanderas en El Sar, O. Murguía


Son cuatro pintores gallegos, muertos de tuberculosis antes de cumplir los 30 años, quienes, por esta circunstancia, forman parte de la llamada:






 GENERACIÓN DOLIENTE /  XERACIÓN DOENTE.


Aparte de Ovidio, los otros componentes son:

Jenaro Carrero Fernández

Ramón Parada Justel

Joaquín Vaamonde Cornide.



Si queréis conocer las características de esta hornada de pintores os enlazo al artículo que Julio Montes Santiago titula y dedica a 'Tuberculosis: la trágica asesina de la "Generación doliente" gallega'.









NOTA: Todas las imágenes de las obras de Ovidio Murguía han sido descargadas de la página: http://es.wahooart.com/Art.nsf , donde se pueden encargar reproducciones impresas de gran parte de los artistas de todos los tiempos. Salvo la 'Marina', que proviene del Museo de Bellas Artes de A Coruña y la foto del Ovidio que está en Wikipedia.